Click acá para ir directamente al contenido

Difusión

Arsénico: ¿Le quitará brillo al metal rojo?

Un estudio de la consultora MineSpans de McKinsey y Cía., señaló que con regulaciones medioambientales cada vez más estrictas, el arsénico aumentará cada vez más la presión sobre los productores de cobre. Por este motivo, concluyó, productores, mineros y procesadores con alto contenido de arsénico “harían bien en invertir en la capacidad de tratamiento y almacenamiento ahora, o corren el riesgo de estar en desventaja competitiva en el futuro cercano”.

A continuación reproducimos parte del artículo original. Los destacados son nuestros.

“El arsénico es un elemento venenoso que se encuentra dentro de los minerales en muchas de las minas de cobre del mundo. Como consecuencia del procesamiento del mineral de sulfuro, el arsénico se concentra junto con el cobre; esto se agudiza a medida que aumenta el grado in situ.

América Latina, la región cuprífera más grande del mundo tiene altos contenidos de arsénico en muchas de sus minas de cobre. La explotación de futuros proyectos con leyes de arsénico más altas y de cobre más bajas, aumentarán los riesgos ambientales y financieros para los productores.

Aunque los diferentes métodos de procesamiento dan como resultado diferentes subproductos de arsénico, todos requieren un almacenamiento a largo plazo o un manejo costoso. Esto está configurado para agregar más presión a los costos operativos y, en particular, a la reputación de los mineros y procesadores de cobre. Dado que China estableció un punto de referencia máximo de 0,5 por ciento de arsénico en concentrado importado, este podría convertirse en el nuevo estándar comercial global, que requiere un procesamiento adicional y costos elevados.

La captura de arsénico en el procesamiento de la etapa inicial tiene ventajas de costo en comparación con el procesamiento de residuos con alto contenido de arsénico. Debido a la tasa de captura relativamente baja de los métodos estándar de procesamiento de sulfuro de cobre como la flotación, no se puede aplicar a minerales con alto contenido de arsénico en forma aislada. Existen varios métodos de procesamiento, (…) y en el futuro los volúmenes más altos de arsénico probablemente serán tratados con una mezcla de soluciones, desde la separación de arsénico en la etapa inicial durante la lixiviación hasta el tostado y la fundición en las instalaciones modernas de fundición.

A lo largo del circuito de beneficio, el arsénico se elimina en múltiples subproductos y en varias concentraciones. Cada subproducto puede requerir un tratamiento y almacenamiento diferente con impactos de costos asociados. Las fundiciones, por ejemplo, deben instalar plantas de tratamiento de polvo con sus subproductos almacenados en estanques o pozos monitoreados en el sitio. La separación y recolección de trióxido de arsénico, que puede venderse comercialmente, es problemático, principalmente, debido a la toxicidad del material y al bajo valor de mercado.

Es probable que la brecha de los cargos de tratamiento y penalidades se incremente, con costos más bajos por concentrado limpio y cargos muy altos para los concentrados complejos.

os productores de concentrado limpio pueden cobrar primas a los comerciantes y agentes de mezcla, mientras que es probable que los proveedores de concentrados complejos tengan que ofrecer descuentos- lo que podría dividir el mercado en dos.
Para lidiar con el volumen adicional de concentrado complejo, se requerirá una mayor capacidad de tratamiento a nivel mundial, pero esto conllevará compensaciones entre gastos de capital y gastos operativos, así como preocupaciones medioambientales.
Actualmente, el tratamiento más respetuoso con el medio ambiente es la hidrometalurgia, y puede invertirse en el desarrollo tecnológico de estas instalaciones de tratamiento, así como en la gestión de los desechos de tostadores y fundiciones.

Además, después de las recientes fallas de presas de relaves de alto perfil en Brasil, cualquier presa de relaves rica en arsénico será objeto de un escrutinio adicional. Eventos como fugas en la fundición de Potrerillos e informes de que las emisiones de arsénico de la fundición polaca son más de diez veces el límite legal, se suman al riesgo ambiental. La industria recordará el fracaso de la presa de relaves de Los Frailes en 1998, un evento que liberó aproximadamente 9,000 toneladas de arsénico al medio ambiente.

Es probable que el arsénico se convierta en una preocupación cada vez mayor para los productores en el futuro, y los mineros y procesadores con alto contenido de arsénico harían bien en invertir en la capacidad de tratamiento y almacenamiento ahora, o corren el riesgo de estar en desventaja competitiva en el futuro cercano”.